VIII Festival Tajuña Rock. La Cronica + Fotos

Horas antes de que diera comienzo la VIII Edición del Festival Tajuña Rock tomaba un café con Juanda, uno de sus organizadores, y sus palabras me dejaban el grato sabor de que éste es y será un festival de rock que como tal tratará siempre de acoger en su seno todos los subgéneros del mismo. Basta con echar un vistazo a ediciones anteriores para comprobarlo. El acierto de esta octava edición, a pesar de celebrarse en domingo, ha sido juntar en un mismo escenario la leyenda de Asfalto y Burning con la savia nueva de Burning Kingdom.

A las nueve y media Burning Kingdom pisaban el escenario de una plaza de Morata de Tajuña que si no abarrotada sí que les esperaba con entusiasmo, el mismo que la banda desplegó durante los cincuenta minutos que duró su actuación. De su repertorio destacar temas como “Big Bang”, “Shot In The Dark”, el precioso “Livin´Now”, “I´ve Got A Feeling”, el pegadizo “Japan, Japan”, incluido en un disco titulado “AOR For Japan“ y cuya recaudación irá íntegramente, según palabras de su cantante, a “Cruz Roja Japón”, o “Rock On The Radio”, canción con la que daban por finalizada una magistral actuación en la que es protagonista el ingrediente melódico y “hardrockero” con el que Manuel Seoane, líder y guitarrista en la línea instrumental y de imagen (tanto física como escénica) del sueco Yngwie Malsmsteen, condimenta la puesta en escena del grupo, siempre muy bien arropado por unos músicos excelentes que interpretan a la perfección su papel de disfrutar y hacer disfrutar al público. Todo un acierto.

A las once menos diez de la noche y solucionado el fallo de sonido cuyos diez minutos de espera obligada sirvieron para que Julio Castejón nos deleitara con dos joyas en acústico, salían a escena los míticos Asfalto, que caldearon la noche desde la primera nota de “Concierto Fatal”, una delicatessen a la que dieron continuidad “Más Que Una Intención”, coreada por un público siempre entregado, “Corredor De Fondo”, “El Hijo De Lindbergh”, “La Mujer De Lot”, rescatada de su último trabajo titulado “Music” y maquillada con un precioso solo de teclado a cargo de Carlos Parra, “La Batalla”, y “Días De Escuela”, un himno generacional que todos hicimos nuestro aquella noche tan actual que se ha cambiado el juego del tacón por la play station. La adrenalina siguió subiendo con “Déjalo Así”, canción que cumple treinta años de existencia, la siempre actual “Rocinante”, que Julio dedicó a un fan del grupo y que desgraciadamente ya no está entre nosotros – “esta canción esta noche… suena para él” -, “Buffalo Vil”, la nostálgica “Es Nuestro Momento”, y la versión más actualizada de “Capitán Trueno”, canción coreada como siempre y tocada como nunca, incluida en el film homónimo y con la que dieron por finalizada, tras una hora y veinte minutos, su memorable actuación. “Mucha felicidad para todos. Feliz final de verano”, nos deseaba Julio. Esto es Asfalto; lo demás sobra.

“Es todo un honor presentar a un grupo con cuya música hemos crecido la mayoría de nosotros. Ellos son Burning“. Una acertada presentación que pasados cinco minutos de la una y media de la noche nos servía en bandeja el rock más “estoniano”, barrial, callejero y vacilón de Burning. Fue entonces cuando sonaron los preciosos acordes de “Tú, Ruina Total”, y los presentes enloquecimos al ver pisar el escenario al legendario Johnny Cifuentes, muy bien arropado por unos incombustibles Eduardo Pinilla y “Pitu” a las guitarras, por Kacho Casal a la batería y por Carlos Guardado al bajo. Solo había que cerrar los ojos para regresar a La Elipa, cuando La Elipa era La Elipa, compartiendo “mais” y litronas con los colegas mientras escuchábamos a Burning, otros colegas. Nostalgias aparte, el repertorio de los madrileños incluyó temas como “Jack Gasolina”, “Desde El Pantano”, también rescatada para la ocasión de su disco “Altura”, 2002, “Baila Mientras Puedas”, “La Bestia Azul”, canción que será incluida en su próximo disco, “Madriid”, o “Jim Dinamita”. También acudieron a su cita obligada clásicos como “Qué Hace Una Chica Como Tú En Un Sitio Como Este”, que enlazaron con algunos compases del tema del neoyorquino Lou Reed, “Walk On The Wild Side”, y que sirvió para dar un ligero descanso a Johnny, descanso que Eduardo aprovechó para hacer hablar a la guitarra con un magistral solo, – “gracias chicos, cantáis muy bien” -, la preciosa y siempre vestida de domingo “Como Un Huracán”, “Miéntelas”, “Muévete En La Oscuridad”, “Ginebra Seca”, con la que Johnny nos presentó a la banda y que enlazaron con el riff del clásico “Satisfaction” de Mick Jagger y compañía, la indomable “Esto Es Un Atraco”, dedicada “para todas las chicas que están aquí esta noche…, todas las rubias por supuesto… todas las rubias de bote”, “Es Especial”, en la que el Johnny vacila y canta con un publico siempre entregado – “como os sentís para acompañar un ratito al Johnny, un poquito de garganta, un poquito de pulmón…” -, o “Mueve Tus Caderas”, en la que unos “elegidos” salen al escenario a bailar con el grupo mientras Johnny lo celebra con champán.

Después de hora y media la banda se da un ligero respiro para regresar al escenario con tres bises, “No Es Extraño Que Tú Estés Loca Por Mí”, – “todas las canciones que hemos hecho hablan de cosas que nos han pasado. Esta es la más significativa”, – “Nena” y la nostálgica “Una Noche Sin Ti”, una canción que a las dos y media de la mañana nos hizo llorar a más de uno recordando al malogrado Pepe Risi y que no debería faltar nunca en el repertorio de los madrileños.

Los músicos disfrutaron, el público disfrutó, los grupos bailaron, la gente bailó, y todo fue perfecto en una noche que prometía ser perfecta y que cumplió su promesa; una noche inolvidable que tanto para los nostálgicos que estuvimos allí como para los que no estuvieron les “pinta” un servidor con sus palabras. Nos vemos el año que viene. Esto es rock n´roll… pero me gusta.

Texto y Fotos. Amado Storni.

1 Comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*