Anihilator en Sala Heineken Fotos y Cronica

Llevábamos mucho tiempo esperando que Annihilator se pasase por España y este año hemos tenido mucha suerte. No sólo participó en el Sonisphere, si no que eligió nuestro país para realizar tres de los conciertos de su gira Europea. Y con tan buen resultado, que en Madrid tuvieron que cambiar la ubicación del show a una sala más grande debido al gran índice de asistencia.

Así pues, el pasado 6 de noviembre nos fuimos hasta la Sala Heineken de Madrid para disfrutar de un gran concierto que estuvo a la altura de nuestras expectativas. Después de escuchar a los dos teloneros que les acompañaban, los noruegos Svölk y los británicos Sworn Amongst, la última formación de Annihilator salió a escena a las 21:30 al ritmo del tema ‘Ambush’, de su último disco. Sus ritmos delirantes dieron paso a ‘Clown Parade’, de su disco de colaboraciones “Metal”, en el que las guitarras siguen siendo las protagonistas realizando increíbles juegos de riff y de solos. En estos dos primeros temas se notaba que la guitarra de Waters estaba dando problemas y decidió cambiarla por otra con fluorescentes azules para regalarnos los ritmos machacones de ‘Plasma Zombies’ del álbum “Schizo Deluxe”. Seguimos con la canción ‘King Of The Kill’, del disco homónimo que sacaron en el año 94, en la que Jeff Waters compartió estrofas con el cantante Dave Padden, y en la que el público formó uno de los grandes pogos del concierto. Volvieron a los sonidos de su nuevo trabajo con ‘Betrayed’ y retomaron, otra vez, el “King Of The Kill” con el tema ‘The Box’ y así dejaron que nuestros organismos descansasen un poco de tanta caña. Sin cambiar de disco, comenzó a sonar ‘Hell Is A War’ que fue ampliamente coreada por el público al son de sus tremandas variaciones de ritmo. Dando paso a uno de los momentos más brutales de la noche con ‘Ultra-Motion’, de su trabajo del año 2002 “Waking The Fury”, en el que Waters se bajó al foso y estuvo chocando manos y enardeciendo al público que le respondió con un pogo bestial.

El grupo salió de escena un momento y comenzó a sonar la intro de ‘Set The World On Fire’, canción que abre el disco homónimo que sacan en el año 1993, en la que Padden se luce al emular al cantante de dicho álbum. A continuación, un tema de su primer trabajo, “Alice In Hell”, que vuelve a ser coreado por el público: ‘Welcome To Your Death’. Que dio el relevo a ‘The Trend’, la primera pista del nuevo disco, y a sus riff tan pegadizos. Y de las novedades a un clásico del grupo ‘The Fun Palace’ del álbum “Never, Neverland” del año 90. Y para tener un momento de calma antes de desatar la traca final, tuvimos el gusto de escuchar las dos baladas del “Set The World On Fire” en acústico. ‘Phoenix Rising’ y ‘Sound Good To Me’ nos hicieron sacar los mecheros mientras Waters, Padden y Alberto Campuzano (bajista de la gira) tocaban sentados en unas sillas emulando la posición del cantaor de flamenco. Pero después de este descanso, continuamos con la caña del “King Of The Kill” con ’21’, una de las canciones en las que más se deja notar el bajo, y el tremendo ‘Phantasmagoria’ del disco “Never, Neverland”. Y como broche final el tema ‘Cristal Ann’ sirvió de intro al ‘Alison Hell’, canción estrella de su primer trabajo.

Como era de esperar, fue un gran concierto de uno de los mejores grupos canadienses de thrash metal del momento. Con unos teloneros que supieron estar a la altura y que encendieron los ánimos para los protagonistas de la noche. El sonido fue mejorando a medida que se desarrollaba el show y la segunda parte del concierto tuvo una acústica impresionante. Sin duda, es una delicia ver a uno de los grupos que tiene las mejores melodías de guitarra que he escuchado, salimos cansadísimos del concierto pero muy contentos. Así que, ya sabéis. No os los perdáis la próxima vez que vengan por estos lares, que merece la pena.

Fotos: Ariadna F.C. y Maite M. B.
Texto: Maite Morales Benito

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*