Albert Plá censurado en Gijón [por Darío Rodríguez]

Albert Plá no actuará en el teatro Jovellanos de Gijón.

Albert Pla foto en concierto

Una vez más los tentáculos de la censura se extienden hasta sobrepasar los límites de lo correcto, en tierra de la cultura hoy se perpetra un atentado, el bueno de Albert dice estar acostumbrado, pero yo no, aquí me niego a aceptarlo. Aún recuerdo la última vez que lo vi en el Jovellanos, ocho años viví en la ciudad, qué diferente era Gijón por entonces, gozaba de una oferta cultural a la altura de Bilbao y Barcelona. Hoy de eso se ha perdido un poco, esta noche cada butaca vacía representará un pensamiento que ya no es libre.

‘Me da asco ser español’, somos muchos los que lo reafirmamos con rotundidad a lo largo y ancho del estado y no por ello el brazo tonto de la política se nos altera. Y entonces, ¿cuál es el problema?. El problema es que Albert es catalán, y eso le da a una misma frase un valor añadido imperdonable, porque a los ojos de la nueva derecha (y lo de nueva casi suena a ironía), la que actúa sin filtro y trae de vuelta a nuestros días el pensamiento más rancio y reaccionario, Albert Plá no es español, es extranjero.
Paradojas de la política, absurdos de la más perfecta ignorancia, ‘diré hasta la muerte que eres español, pero serás tratado de forma diferente porque en el fondo, para mí, no lo eres’. Y es que la derecha se empeña una vez más en segregar todo lo que huela a catalán o vasco, ellos son el mayor apoyo que los movimientos independentistas podrían tener, son los primeros en ver banderas y colores aún cuando el resto de mortales vemos personas, simplemente eso, personas.

Me da asco ser español, y como dice Albert, hoy más, hoy me da un asco infinito saber que ‘ser español’ implica tener un discurso de derechas, el resto de pensamientos no son tolerables, atentan contra el estado, su estado, y por ende hay que censurarlos. Tengo entendido incluso que este texto roza el terrorismo, no porque yo lo haya pretendido, sino porque ellos lo han establecido así.
Si Gijón permite que la maquinaria de la censura se active también en Asturias necesitará un duro correctivo, la cultura funciona como una compleja red de conexiones ineludibles, intenta excluir sólo un punto y estarás alejando a muchos otros.
Podéis hacerlo, os invito fervientemente a intentarlo, pretended implantar autoritariamente el viejo pensamiento en una tierra en la que remover un solo centímetro en el suelo despierta un pasado muy negro. Hacedlo. Atreveos.

Darío Rodríguez

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*